RESUMEN:

La gestión de la compensación ha cambiado de modo drástico en los últimos años y todo parece indicar que continuará evolucionando de manera constante. En los últimos tiempos hemos pasado de la pura administración salarial, pasando por años de crecimiento desordenado, hasta la necesidad actual de disponer de un modelo alineado con las personas que forman la compañía y los objetivos estratégicos de la organización. El principal desafío es que, en nuestros días, aún conviven juntos los diferentes modelos. Además, los nuevos modelos deben satisfacer a varias generaciones que conviven en las organizaciones.

Los entornos digitales y su avance imparable requieren de nuevas políticas, mucho más flexibles, individualizadas y en las que la experiencia empleado y el contrato psicológico, entre otros, son aspectos básicos para la captación y motivación del capital humano. Hablaremos de cómo implementarlas y convertir las políticas de compensación en puntos fuertes de la organización.